Beata María Restituta Kafka



¿Qué día se celebra Beata María Restituta Kafka?

Este día celebran su santo...

29 de octubre de 1943 en Viena, en el actual Austria

¿Quién fue Beata María Restituta Kafka?

Cerca de Viena, en Austria, beata María Restituta (Helena Kafka), virgen, de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de la Caridad Cristiana y mártir, que, nacida en Bohemia, trabajaba en un hospital.

Biografía de Beata María Restituta Kafka

Vida de Beata María Restituta Kafka Nacida el 1 de mayo de 1894 en Brünn-Hussowitz, República Checa, ingreso a la Congregación de las Hermanas Franciscanas de la Caridad Cristiana en 1914, se desempeño como enfermera en hospitales públicos, y en 1942 fue tomada prisionera por el régimen nacionalsocialista (Nazi), por difundir la fe católica, los símbolos de la fe y el patriotismo. Fue martirizada el 30 de marzo de 1943 en la carcel de Viena y beatificada en esa misma ciudad el 21 de junio de 1998. Su fiesta se celebra el 29 de octubre. De la homilía de Juan Pablo II en la misa de beatificación (Viena, 21-VI-1998) Sor Restituta Kafka no había alcanzado aún la mayoría de edad cuando expresó su intención de entrar al convento. Sus padres se opusieron, pero la joven permaneció fiel a su objetivo de ser religiosa «por amor a Dios y a los hombres». Quería servir al Señor especialmente en los pobres y los enfermos. Ingresó en la congregación de las religiosas Franciscanas de la Caridad Cristiana para seguir su vocación en el servicio diario del hospital, a menudo duro y monótono. Auténtica enfermera, en Mödling se convirtió pronto en una institución. Su competencia como enfermera, su eficacia y su cordialidad hicieron que muchos la llamaran sor Resoluta y no sor Restituta. Por su valor y su entereza no quiso callar ni siquiera frente al régimen nacionalsocialista. Desafiando las prohibiciones de la autoridad política, sor Restituta colgó crucifijos en todas las habitaciones del hospital. El miércoles de Ceniza de 1942 fue detenida por la Gestapo. En la cárcel comenzó para ella un calvario, que duró más de un año y que concluyó en el patíbulo. Sus últimas palabras fueron: «He vivido por Cristo; quiero morir por Cristo». Contemplando a la beata sor Restituta, podemos vislumbrar a qué cimas de madurez interior puede ser conducida una persona por Dios. Puso en peligro su vida con su testimonio del Crucifijo. Y conservó en su corazón el Crucifijo, dando un nuevo testimonio de él poco antes de ser llevada a la ejecución capital, cuando pidió al capellán de la cárcel que le hiciera «el signo de la cruz sobre la frente». Muchas cosas nos pueden quitar a los cristianos. Pero la cruz como signo de salvación no nos la dejaremos arrebatar. No permitiremos que sea desterrada de la vida pública. Escucharemos la voz de la conciencia, que dice: «Es preciso obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hch 5,29). Oración a Beata María Restituta Kafka Misericordioso Dios, te damos gracias porque nos regalaste ne la Beata y Mártir Hermana Restituta una mujer fuerte e incansable en palabras y obras de amor; hizo visible a Cristo sanador en los débiles y perseguidos, defendió la fé y la dignidad humana . Permitenos por su intercesión reconocer con rectitud y sin miedo que en la cruz esta la salvación, la vida y la esperanza . Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.