San Rodrigo Aguilar



¿Qué día se celebra San Rodrigo Aguilar?

Este día celebran su santo...

13 de febrero de 1875 en Sayula, Jalisco, en el actual México

¿Quién fue San Rodrigo Aguilar?

En la localidad de Ejutla, en México, san Rodrigo Aguilar, presbítero y mártir, que durante la persecución fue colgado de un árbol por los soldados, alcanzando gloriosamente el martirio que deseaba.

Biografía de San Rodrigo Aguilar

Vida de San Rodrigo Aguilar Nació en Sayula, Jalisco el 13 de febrero de 1875. Ingresó al seminario auxiliar de Zapotlán el Grande, en 1888, donde cultivó el estudio del idioma castellano, aplicando sus cualidades literarias en el ministerio de la palabra. Ordenado presbítero el 4 de enero de 1903, desempeñó su ministerio con celo y dedicación. Desde 1925 párroco de Unión de Tula, Jalisco, a partir de la suspensión del culto público fue objeto de persecución: debido al acoso sufrido desde enero de 1927 buscó refugio fuera de los límites de su parroquia, en Ejutla, Jalisco, perteneciente a la diócesis de Colima, donde seguía atendiendo las necesidades espirituales de sus feligreses. Durante lo más álgido de la persecución religiosa llegó a decir: ?Los soldados nos podrán quitar la vida, pero la fe nunca?. El 27 de octubre de 1927 el general Juan B. Izaguirre llegó a Ejutla, capitaneando un nutrido contingente de militares. El padre Aguilar, nombrado examinador sinodal de un grupo de seminaristas, refugiados como él por la persecución, se disponía a cumplir con su oficio; alertados, todos huyeron, menos el padre, enfermo de sus pies. Al ser descubierto, los soldados le pidieron identificarse: ?Soy sacerdote?, respondió, a sabiendas que eso significaba afrentas e injurias como sucedió. Pocas horas más tarde, a la una de la mañana del día siguiente, el general Izaguirre, cediendo a las peticiones de Donato Aréchiga, ordenó que el sacerdote fuera ahorcado en la plaza central de Ejutla. Suspendida la soga en la rama de un robusto mango, el padre Aguilar bendijo el instrumento de su martirio, perdonó a sus verdugos, y a uno de ellos le obsequió su rosario. A cambio de salvar la vida, le propusieron abjurara de sus convicciones con un ¡Viva el Supremo Gobierno!; por esa razón un soldado le espetó: ¿Quién vive? ¡Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!, fue la inmediata respuesta. Tiraron de la soga y mantuvieron a su víctima en el aire algunos momentos. Lo hicieron bajar para cuestionarlo de nuevo: ¿Quién vive? Sin titubear, dijo: ¡Cristo Rey y Santa María de Guadalupe! Repitieron una tercera vez la operación: ¿Quién vive? Arrastrando las palabras el mártir aún pudo decir: ¡Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!, dicho lo cual lo ahorcaron. Sus restos se conservan en la parroquia de Unión de Tula, Jalisco. Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992, y canonizado por el Papa Juan Pablo II el 21 de mayo del 2000. (Fuente: cem.org.mx)